La inversión en Deuda Pública tributa dentro de los rendimientos de capital mobiliario. En concreto, como rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios.

Tres son los valores más corrientes dentro de la Deuda Pública del Estado:

En este epígrafe se encuentran las contraprestaciones de todo tipo cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dineraria o en especie:

Estos rendimientos pueden proceder, entre otros, de:

Los rendimientos anteriores se computan por importe obtenido, antes de descontar la retención salvo:

En la ley no se establece ningún límite para imputar los rendimientos negativos de este tipo de activos.

En relación con las retenciones hay que significar que las letras del Tesoro y transmisión de bonos del Estado y Obligaciones del Estado no tienen retención. Sí se practicará retención a los cupones que se cobren de los bonos y obligaciones del estado (19%).

Hay que recordar que tributarán dentro de la base imponible del ahorro tributando al 19% los primeros 6.000 euros, al 21% los 44.000 euros siguientes y a partir de 50.000 euros al 23%.

Cuando se tengan pérdidas patrimoniales de la base imponible del ahorro, estas compensarán hasta el 25% de los rendimientos positivos de capital mobiliario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *