En cualquier empresa, bien al principio de su constitución o posteriormente, suelen plantearse necesidades de realizar inversiones, por lo tanto, el término inversión no es concreto de un período de la empresa sino que se pueden efectuar inversiones por:

Eliminando la inversión inicial de las empresas las demás inversiones tienen como principal objetivo sustituir los inmovilizados que han quedado obsoletos por diferentes causas, bien sea debido al paso del tiempo o factores técnicos.

Determinado que existen diferentes épocas para realizar un proyecto de inversión pasaremos a determinar que entendemos concretamente por el término proyecto de inversión, definido como “una serie de inversiones que persiguen un fin concreto, y que deben ser evaluadas conjuntamente”, es decir, incluyendo todos los activos que son necesarios para el correcto desarrollo de nuestro nuevo proyecto de inversión.

Financieramente hablando, toda inversión se puede entender como la corriente de ingresos y gastos que origina. Así, en la evaluación económica del proyecto deberemos tener en cuenta:

Horizonte temporal. Son los años que transcurren desde el inicio de la inversión hasta la finalización o momento donde deja de producir ingresos.

Dimensión del proyecto. Es el volumen total de los fondos que adsorbe la adquisición del inmovilizado y cualquier otro aspecto necesario para el desarrollo de nuestro proyecto.

Financiación. Son las aportaciones de capital ajenas a la empresa necesarias para el desarrollo del proyecto.

Ingreso y pagos monetarios. Constituye el elemento básico de estudio de todo proyecto de inversión. Toda inversión durante su vida va generando una serie de entradas de fondos y a su vez requiere unos pagos o salida de fondos, dando lugar al final a un balance o flujo de caja al final de cada año que puede ser positivo o negativo según la proporción de salidas o entradas de flujos de caja (cash-flow de la inversión). Mediante el estudio de los flujos de caja se van a poner en relación todas las necesidades que la empresa requiere, como los fondos que va generando el proyecto y que constituye la base del análisis de un proyecto de inversión.

La proyección del flujo de caja constituye uno de los elementos más importantes del estudio de un proyecto, ya que la evaluación del mismo se efectuará sobre los resultados que en ella se determinen. La información básica para realizar esta proyección está contenida en los estudios de mercado, técnico y organizacional, así como en el cálculo de los beneficios. Al proyectar el flujo de caja, será necesario incorporar información adicional relacionada, principalmente, con los efectos de la amortización del activo, valor residual, utilidades y pérdidas.

El cash-flow de la inversión incluye todas las salidas y entradas de fondos que se realizan debido a la inversión que queremos llevar a cabo, por lo que nos irá orientado sobre el horizonte temporal del mismo en función de cómo se comportan los flujos de caja. Normalmente, durante los primero años el proyecto generará resultados negativos.

En el cálculo del cash-flow es preciso determinar período a período:

Los ingresos de explotación serán los fondos que estimamos recibir, netos de impuestos, devoluciones de ventas, rebajas, etc.

 

ESQUEMA DE CASH-FLOW

Ingreso y costes

Año 0

Año 1

Año 2

Año 3

Año 4

Año 5

Ingresos de explotación estimado

Coste de ventas   

 

 

 

 

 

 

Margen bruto

 

 

 

 

 

 

Coste de comercialización

Coste de administración y tributos

Costes financieros

Otros costes

Amortizaciones

 

 

 

 

 

 

Total costes fijos

 

 

 

 

 

 

Resultado normal de explotación

 

 

 

 

 

 

Resultado extraordinario

Ingresos financieros

 

 

 

 

 

 

Resultado antes de impuestos

 

 

 

 

 

 

Impuesto sobre sociedades

 

 

 

 

 

 

Resultado después de impuestos

 

 

 

 

 

 

Amortizaciones

 

 

 

 

 

 

Fondos generados

 

 

 

 

 

 

Según el esquema anterior observamos que los flujos netos de caja se determinan por la diferencia ente los cobros y los pagos de los diferentes conceptos que parecen señalados.

Dentro de las inversiones deberemos incluir todos los desembolsos que efectuamos para la adquisición de todos los activos fijos.

CONCEPTOS BÁSICOS EN EL ANÁLISIS DE INVERSIONES

El planteamiento de un estudio de inversión debe tener en cuenta fundamentalmente cuatro aspectos:

  1. Beneficio obtenido. La cifra de beneficio que obtenemos al analizar una inversión en un determinado ejercicio puede ser alterada en función de la política de amortizaciones y de las provisiones de la empresa.
    La dotación de amortización o provisión no suponen una salida de dinero, es un concepto fundamentalmente contable.
    Como se observa en el esquema del cash flow, el beneficio empresarial (resultado antes de impuestos) viene determinado por la diferencia entre los ingresos menos los gastos y menos las amortizaciones, por lo que sí en un ejercicio determinado se decide aplicar una política de amortización más agresiva el beneficio se verá reducido. Sin embargo, en el análisis de la rentabilidad de un proyecto no influye utilizar un sistema de amortización agresiva, ya que, como hemos visto en  análisis de la rentabilidad de un proyecto de inversión se utiliza el concepto de cash flow, que fijándonos en el esquema anterior, en el beneficio calculado le sumaremos las amortizaciones. Sea cual sea la política de amortizaciones que se aplique en un determinado proyecto el análisis del cash flow permanece invariable. En el análisis de inversiones se utiliza el principio de caja, es decir, donde se produce la corriente monetaria.
  2. Tiempo de la inversión. Es el horizonte temporal o vida útil de la misma.
  3. Coste de la inversión. Debemos analizar el coste real, es decir, deberemos tener en cuenta conceptos como coste de oportunidad, producto de seleccionar una alternativa frente a la mejor posible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *