La pandemia sólo ha retrasado que rosas y libros renazcan de nuevo.

La librería Serendipias (Tres Cantos) es mucho más que exposición y venta de libros. Detrás hay una auténtica vocación librera y didáctica.

La pandemia del coronavirus nos robó la primavera y, con ella, muchos acontecimientos culturales, clásicos, en torno al libro o con él como referente. No tienen muchas ocasiones los libros de salir a la calle y arrastrar con ellos a sus autores que, en muchos casos, ven por primera vez la cara de sus lectores. Ese contacto entre escritor y lector, aun con la sombra de las listas de libros más vendidos, conserva todavía un sabor original, por más que en circunstancias normales ese contacto se diversifique y multiplique.

La covid-19 nos privó de dos escaparates fundamentales para la exposición callejera de los libros, para el negocio editorial y para el contacto directo con los lectores que se ejemplifica en la firma de ejemplares: espíritu y materia. San Jordi el 23 de abril, día del libro y de la rosa que, partiendo de Barcelona se ha hecho universal, y la Feria del Libro de Madrid, indispensable para la promoción de la lectura. Un gran traspié en los planes editoriales. Acontecimientos que, después de muchas dudas y dificultades, se han retrasado: la feria del libro hasta octubre (si, como se decía, el tiempo y las autoridades sanitarias lo permiten).

Lo que sí es seguro es que San Jordi se celebrará este jueves 23 de julio, día de San Juan Casiano y San Severo de Bizia, entre otros. Habrá flores y libros en la calle y, como creemos, cualquier tiempo, incluso el verano, es bueno para encontrarnos con los libros que abandonan el ostracismo de los anaqueles. Y, detrás de los grandes acontecimientos (que habrán de ser, por prudencia y responsabilidad, menos multitudinarios de lo habitual), nos encontraremos con otros que, a veces, avanzan con menos ruido pero que persisten en el tiempo, aportando su vigor a la fuerza que manifiesta el mundo del libro en muchas ocasiones y a pesar d los inconvenientes.

Uno de estos eventos, no menores, que cobran más fuerza cuando las dificultades acechan, es sin duda el que lleva a cabo en el día del libro la impulsora de la librería Serendipias en Tres Cantos (Madrid), promoviendo un encuentro de autores que se mueven dentro del espectro juvenil, tocando también la literatura orientada a los más pequeños. Sin duda hay un afán didáctico en la promotora de este encuentro, Elena Martínez Blanco, que también escribe (como referí en la anterior entrega), y una intención que va más allá de la venta necesaria y que acerca la vocación librera y la educativa.

Precisamente, la autora de Serendipias protagonizó uno de los acontecimientos más comentados durante el estado de alarma. Ante el cierre de las librerías y temiendo por el negocio y la subsistencia, no le dolieron prendas a Elena Martínez Blanco para coger una bicicleta y vender libros a domicilio. Creo que en esta decisión hay, detrás de la necesidad, una verdadera vocación librera. La librería Serendipias lleva a cabo muchos eventos relacionados con los libros y lo hace durante todo el año: talleres, cuentacuentos, etc… Tampoco a ella la ha frenado el virus y prueba de ello es este encuentro, con firma incluida, de autores, libros y lectores, dirigido a los jóvenes de cualquier edad, porque cualquier edad es ideal para la lectura. Eso sí, con la bicicleta en la puerta, por si las moscas.

Lo dicho; encuentro literario el día 23 de julio a las puertas de la librería Serendipias. El que quiera puede llevar flores. Los presentes (Eva Clemente, Chiki Fabregat, Clara Cortés, Haizea M Zubieta, Lola Núñez, Luján Fernández, María Menéndez Ponte, Rosa Garrido, Javier Fernández Jiménez, Santiago García Clairac y la propia Elena Martínez Blanco) firmarán sus libros y hablan con los lectores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *